Si es un ramo que nos han regalado lo primero que debemos hacer es quitar el papel que envuelve el ramo, cortar el tallo de las flores en  diagonal, quitarles las hojas que sobren y meterlas en agua.

Poner las flores en un jarrón que  cubra aproximadamente entre 7 y 10 cm de la parte inferior de los tallos de las flores. Poner las flores en un sitio fresco por la noche y por el día es importante buena iluminación pero que no reciba la luz solar directamente.

El agua que debemos utilizar es agua tibia para la mayoría de las flores cortadas, y a ser posible agua fría para las flores de bulbo o rosas.

El cambio de agua diario en el jarrón en el que tenemos las flores no debe faltar y también es recomendable cortar sobre 1 cm el tallo, siempre en diagonal, ya que facilita la absorción de agua.